Comité Cívico Femenino
Mantente informado de todo lo que sucede en el Comite Civico Femenino
Historia
59 años al servicio de Santa Cruz

Concentración de mujeres en la Plaza Blacutt que culminó en la Plaza Principal 24 de septiembre.

 

En agosto de 1957, resurge el movimiento regional con la bandera de lucha de obtener el “11% de las regalías petroleras”, necesarias para impulsar el desarrollo de nuestro Departamento y ejecutar las anheladas obras urbanas. El Departamento de Santa Cruz se encontraba sumido en la pobreza y el abandono, mientras que la capital cruceña, a diferencia de las ciudades del occidente del país, no tenia agua potable, ni luz y sus calles polvorientas eran intransitables en épocas de lluvia.

Al reclamar Santa Cruz aquél derecho, que en justicia de ley y legitimidad le pertenecía, el gobierno central no vaciló en utilizar la calumnia ya histórica, calificando a este movimiento de “separatista y traidor a la patria”, “conspiración alentada desde el exterior”, para justificar sus acciones de represión violenta, ocasionando hechos de atropellos y agresiones para el pueblo cruceño y sus conductores cívicos.

Ante esta realidad, las mujeres cruceñas se unieron a la lucha cívica, reuniéndose masivamente en la plaza

Blacutt para apoyar a los valerosos hombres de esta tierra y formar un comité de emergencia. En fecha 31 de octubre de 1957 nace La Unión Cruceñista Femenina, aglutinando a miles de mujeres, quienes se distinguieron por su civismo, capacidad, valentía y un comportamiento firme de profunda Fe. La Unión Cruceñista Femenina, estuvo liderada por la Abogada y Profesora Elffy Albrecht Ibáñez, apoyada por numerosas mujeres sin distinción de clases sociales, edad, ni color político. De esta manera la Unión Cruceñista Femenina, con el juramento de no disolverse hasta no dar a Santa Cruz lo que por derecho le correspondía, fue creada para ser la voz cívica de la mujer cruceña, que junto al Comité Pro Santa Cruz y la Unión Juvenil Cruceñista, lucharon y luchan por un bien común: el progreso y bienestar de todos los habitantes de nuestra amada Santa Cruz.

Respecto al reclamo del pago de las legales y legítimas regalías petroleras, se constituyó una comisión presidida por el notable Humberto Vázquez Machicado de la que formo parte la Dra. Elffy Albrecht Ibáñez.

Los reclamos sistemáticos y persistentes del pueblo cruceño y sus líderes cívicos, lograron que entre 1957 y 1959 se produjera la primera invasión a Santa Cruz, comandada por el gobierno central de la época, produciéndose enfrentamientos armados entre las fuerzas del gobierno y la ciudadanía cruceña.

El 29 de octubre de 1957, el gobierno de Hernán Siles Suazo decreta Estado de Sitio.

El 31 de octubre de 1957, Las mujeres organizaron una gran marcha que partió desde la plazuela Blacutt. Durante el trayecto iban “adhiriéndose nuevos grupos que engrosaban las filas. Al desembocar en la Plaza 24 de Septiembre llenaban en apretada filas más de seis cuadras”. Los discursos fueron de índole integracionista y participaron del acto central damas del interior.  “La grandiosa manifestación femenina, cuyo número calculamos en no menos de cinco mil personas, contribuyó mucho a afianzar la moral del pueblo y a brindarle serenidad y elevación de sentimientos que tanto se hace menester en oportunidades semejantes”. (Carlos Valverde Barbery) y destaca que junto a Elffy Albrecht y Giselle Brunn, una mujer: Rosa Rivero, “que siendo miembro del partido gobernante se desmarcó de sus filas para ayudar con todas sus fuerzas y capacidad en la lucha emprendida por el pueblo cruceño y fue una de las organizadoras de esta magnífica manifestación de mujeres”. La Abog. Albrecht Ibáñez, también, haciendo uso de la palabra deploró la agresión, posicionando a la así la mujer cruceña en su rol de difusora, promotora y protagonista del civismo.

El gobierno emprendió contra los cruceños una represión funesta.  La líder femenina – abogada y maestra -, Elffy Albrecht Ibáñez fue detenida violentamente en su residencia particular y trasladada de madrugada a las celdas de la policía. Conocida su detención por la población prácticamente habitada por mujeres, ancianos y niños, pues la juventud y sus líderes eran perseguidos por las sanguinarias milicias del gobierno. Y encontrándose Pinto Parada junto con otros notables cruceños en el exilio. Más de 500  valientes mujeres de Santa Cruz reunidas frente al edificio de la policía, lograron la libertad de la valiente Elffy Albrecht que había sido ultrajada y escarnecida física y moralmente. Ella por resguardo de su seguridad e integridad física, debió exilarse en el Perú durante ocho meses y luego residenciada en la ciudad de La Paz por un largo periodo, sin claudicar en la lucha y defensa legítima por Santa Cruz. Desde el exilio dirigió los movimientos para la consecución del justo, legal y legítimo pago de las regalías petroleras.

Finalmente, el proyecto de ley presentado por el diputado obrero Virgilio Vega, se promulgó como Ley de la República el 21 de Diciembre de 1.959 en acto solemne que cumpliera Rubén Julio Castro como Presidente del Congreso Nacional, habida cuenta que el Presidente de la República Hernán Siles Suazo no quiso firmarla, ni tampoco pudo vetarla por ser una Ley interpretativa que cumplía los requisitos constitucionales. La Ley benefició inicialmente a Santa Cruz por ser el mayor productor de hidrocarburos y significó un punto de inflexión en el progreso de la región, ya que el Comité de Obras Públicas podía contar con fondos destinados al desarrollo de unos de los Departamentos mas postergados de Santa Cruz.

 

Líder Cívica Elffy Albrecht Ibáñez.

El reconocimiento del 11% de las regalías petroleras también benefició a los otros departamentos de Bolivia en sus propios y legítimos intereses. Este hecho histórico demostró lo que puede lograr una sociedad unida, organizada y valiente, sin distinción de clases, género, raza o creencias cuando defiende un ideal.

El 31 de octubre de 1957, las mujeres cruceñas, reunidas en la Plazuela Blacutt, decidieron formar la Unión Cruceñista Femenina, bajo el lema de “Lucha, Fe y Solidaridad”. Ante la emergencia de los enfrentamientos, las mujeres crearon su propia institución. Las fundadoras y primera directiva de la Unión Cruceñista Femenina fueron, las señoras Elffy Albrecht, Giselle Bruun, Alicia Ribera de Cerruti y Anita Suárez de Leigue. En su seno se aglutinaban  más de 3000 mujeres.

El 7 de noviembre de 1957, más de 100 mujeres de la Unión Cruceñista Femenina, ingresaron en huelga de hambre, en el edificio de la Alcaldía Municipal, exigiendo el pago de la regalías petroleras. Esta fue la primera huelga de hambre realizada por mujeres en Bolivia. De esta manera las mujeres cruceñas, defendieron los derechos de su Departamento. Las luchas cívicas duraron hasta 1959, cuando después de dos años de enfrentamientos y muertes, el gobierno central hizo efectivo este pago. Sin embargo los principales protagonistas de las luchas cívicas  tuvieron que salir de Bolivia. La presidenta de la Unión Cruceñista Femenina, la Dra. Elffy Albrecht Ibáñez, debió exilarse en el vecino país del Perú, durante ocho meses. Desde el exilio, la Abog. Albrecht, siguió apoyando a las mujeres cruceñas. 

 
Siguenos en:
Copyright © 2013 Comité Cívico Femenino de Santa Cruz Diseño y desarrollo web por Infografia Web